Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

viernes, 5 de agosto de 2011

Palenque: la sobrecogedora ciudad maya.

Como tenía la (falsa) sensación de que estaba mucho mejor de mi enfermedad, cuando lo único que pasaba era que me había recuperado un poco de una gastrointeritis de caballo, decidimos aventurarnos a conocer el sitio arqueológico de Palenque donde esperábamos encontrarnos con los vestigios de una antigua localización precolombina maya.

Llegamos muy temprano en la mañana con lo que prácticamente no había turistas, así que pudimos disfrutar casi en exclusiva del impresionante lugar que se abría ante nuestros ojos:


Palenque es un majestuoso conjunto arqueológico que abarca más de 2,5 kilómetros cuadrados pero que en la actualidad se estima que tan sólo se han sacado a la luz el 10% de los tesoros que el abandono por parte de los mayas y la acción del paso del tiempo mantuvo alejado de las "destructivas" manos de los conquistadores españoles, que por aquella época no se caracterizaban precisamente por respetar el patrimonio cultural de los pueblos que conquistaban.

De entre la cantidad de magníficos edificios que alberga el sitio arqueológico, no en vano en 1987 fue designado Patrimonio de la Humanidad (sí, exactamente igual que Cáceres), sin duda el más impresionante es el Templo de las Inscripciones o Templo I, un lugar ceremonial-funerario, que según Wikipedia se construyó en el 675 d.C






Al contrario que en el archiconocido y ultravisitado templo de Kukulcán de Chichen Itzá, por fortuna para nosotros, el templo de las Inscripciones era un lugar al que aún se permitía "escalar" para acceder a su interior, en el cual tuvimos el privilegio y el honor de poder visitar la cripta donde se encuentra el sarcófago que contiene los restos mortales del Rey Pacal, el más conocido de los señores de Palenque:



Una vez mostramos nuestros respetos a tan ilustre personaje, al que dejamos plácidamente disfrutando de su descanso eterno, decidimos explorar un poco más el sitio, encontrándonos con algunos de los increíblemente bien conservados relieves que tan conocido han hecho a este lugar:




Maravillados por cuanto nos rodeaba, llegamos al conjunto de construcciones que se conocen como El Palacio, un complejo de edificios interconectados, que fueron construidos, remodelados y modificados a lo largo de cuatrocientos años, sobre una terraza artificial que le dan un aspecto homogéneo y que descansan junto a la gran torre que constituye su elemento más característico y que se cree, sirvió en su momento como observatorio astronómico.





Podríamos seguir comentando uno por uno los innumerables tesoros que alberga Palenque... el templo del Sol, el templo de la Cruz, el juego de Pelota, pero la verdad es que si intentáramos ser exhaustivos, por un lado no acabaríamos nunca, y por otra el visitante ocasional sin duda acabaría abandonando el blog abrumado y aburrido por tanta cháchara por nuestra parte, por eso preferimos dejar que otros sitios más sesudos se ocupen de la historia y nosotros os dejamos con los impresionantes recuerdos que en forma de imágenes nos trajimos de la imperial ciudad maya de Palenque:













Eso sí, no nos podemos despedir sin antes recomendaros que si tenéis el privilegio de visitar el sitio, por un lado os acordéis llevar protección para el sol y por otro que a las horas centrales del día os busquéis una buena cama de piedra con quince siglos de antigüedad para echar una buena siesta... buen, al menos eso es lo que hicimos nosotros y no nos fue nada mal:

1 comentario:

Marita Santini dijo...

Guau !!! que espectaculares estos paisajes !!
Felicitaciones por el blog.