Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

sábado, 14 de abril de 2007

Camino del Inca (y III): Vuelta a Cuzco

A las 4:30 de la madrugada sonó el maldito despertador y a las 5 en punto, todavía con la oscuridad sobre nuestras cabezas ya estabamos saliendo del hostal con toda la mentalización del mundo para caminar durante 32 largos kms.

La idea era llegar en menos de 7 horas al km 82 (justo donde habíamos empezado el camino del Inca unos días antes) ya que según nos había dicho Alberto, el guía, hasta las 12 llegaban los autobuses a ese punto y después era prácticamente salir de allí hasta el día siguiente.

Siguiendo siempre las indicaciones de Alberto empezamos a caminar bajo una tímida lluvia en dirección contraria por la que habíamos llegado de Machu Piccu el día anterior por un camino que nos sacaba de Aguas Calientes y que se cruzaba dos kms más adelante con las vías que llebaban directamente a Cuzco ... o eso, infelices de nosotros, era lo que creíamos.

Cuando llegamos a las vías, nos encontramos allí con dos paisanos que esperaban al tren y que para disgusto nuestro nos dijeron que estabamos caminando ¡¡¡en dirección contraria a Cuzco!!! ... como os podeís imaginar los insultos que salieron por nuestra boca dedicados a nuestro hasta entonces excelente guia y a partir de ahora simplemente "el imbécil" fueron de todos los colores, ya que de repente en lugar de tener 6 horas y media para hacer 30 kms, teníamos ese tiempo pero para cubrir 34 (que más los dos que ya habíamos andado iban a hacer que al final del día recorrieramos nada más y nada menos que 36 kms del tirón sin parar apenas ni un sólo momento por la premura de llegar antes de las 12 al dichoso km 82.

Para más INRI, la fina lluvia se había convertido en un diluvio así que sin parar ni un segundo ni abrir la boca más que para acordarnos de vez en cuando de la madre de "el imbécil" pusimos rumbo de nuevo a Aguas Calientes en la que estabamos de vuelta a eso de las 6 menos cuarto de la mañana y sin tiempo para decir "esta boca es nuestra" empezamos a caminar tan rápido como podíamos hacia Cuzco en medio de la lluvia que era cada vez más y más intensa.

Los hitos kilométricos se sucedían uno tras otro a un ritmo bastante aceptable. La cantidad de agua que caía sobre nosotros era extraordinaria y el camino no dejaba de ser peligroso pues el ensordecedor ruido de la lluvia nos impedía escuchar los trenes que venían desde Cuzco cargados de turistas hasta que los teníamos practicamente encima ... de todas formas el espacio libre para apartarse al lado de las vías era más que suficiente por lo que en ninguna ocasión estuvimos cerca de sufrir ningún percance.

Cuando llegamos a la altura del km 100 nos encontramos con la sorpresa de que había una caseta en medio de la nada en la que un paisano nos vendió unos plátanos y un par de botellas de agua ... además nos dijo que no nos preocuparamos demasiado por la lluvia pq a la altura del km 97 está no nos iba a acompañar más.

Claro que tb nos dijo que no nos preocuparamos por posibles trenes que nos pudieran salir a nuestra espalda pq a esa hora todas las locomotoras hacían la ruta Cuzco-Aguas Calientes ... y a los 5 minutos de despedirnos de él nos sorprendió un tren justo por dor donde en teoría era imposible que vinieran ...

Tampoco acertó en lo del km 97 pq en realidad nos dejó de llover a la altura del 94 pero acordamos que su predicción había sido lo suficientemente cercana como para presuponer que sabía de lo que hablaba.

El hecho de que dejara de llover hizo que por fin pudieramos sacar nuestras cámaras e inmortalizar alguno de los parajes por los que discurría nuestra aventura:


Pero como el tiempo nos apremiaba no perdimos demasiado tiempo y emprendimos el camino casi sin descansar un momento. Y caminamos y caminamos, siempre en la misma situación, Vivu adelante marcando el ritmo y yo detras con un dolor de espalda por el peso de la mochila que cada vez era más molesto:

Además los pies nos dolían tanto que solo podíamos avanzar apoyandonos en los tablones de madera de las vías (lo cual por la distancia a la que estaban colocados unos de otros, hacía que yo tuviese que caminar dando pasitos cortos, de una forma bastante más incómoda que cómica) y en las ocasiones en que por cualquier causa estos desaparecían jurabamos en hebreo como si de esa forma el dolor fuese a remitir un poquito ...

Y seguimos avanzando y avanzando aunque por supuesto no perdimos la oportunidad de fotografiarnos con los trenes que a toda velocidad pasaban a nuestro lado camino de Machu Picchu:

E incluso tuvimos la confirmación de lo que por otro lado sabíamos desde el principio: que nuestra travesía desde el principio iba en contra de lo que estuipulaban las leyes peruanas ...

... aunque poco después de inmortalizarnos junto a la señal de arriba nos encontramos con un vigilante del parque que nos dijo que no nos preocuparamos que todo el mundo de la zona utilizaba las vías para ir de un lugar a otro y que sólo se perseguía a los locos que de cuando en cuando ingresaban en las vías a lomos de motocicletas u otros vehículos:

Eran aproximadamente las 11 de la mañana y estabamos a escasos 6 kms de llegar al deseado km 82. En condiciones normales hubiésemos tenido tiempo de sobra para llegar antes del mediodía a nuestro objetivo pero tras 30 kms caminando bajo una lluvía infernal y con los pies destrozados por las piedras del camino nuestro ritmo había descendido sensiblemente ... sin embargo seguimos andando sin parar un sólo momento aunque el darnos cuenta que dificilmente ibamos a llegar a tiempo hizo que maldijeramos una y mil veces a "el imbécil" ya que si no hubíese sido por su culpa lo habríamos hecho más que sobrados.

A eso de las 12:20 alcanzamos por fin el km 82 en el que por supuesto no perdimos la ocasión de hacernos una foto junto a la señal que marcaba el mismo:

Absolutamente exhaustos y doloridos pero felices por haber conseguido nuestro objetivo fuimos a ver si todavía teníamos la suerte de encontar algún medio de transporte que nos llevara hasta Cuzco aunque para nuestro desconsuelo nos dijeron que todos se habían marchado ya ... pero en contra de lo que nos había asegurado "el imbécil" no ibamos a tener que pasar el día por allí ya que había formas de ir hacia Cuzco aunque cambiando de vehículos en varios puntos intermedios.

Del km 82 por un par de soles nos fuimos hasta Ollantaytambo en una furgonetilla acondicionada para llevar pasajeros. Allí tomamos otra exactamente igual que nos llevó hasta Urubamba por un módico sol y nos preguntamos si los pies nos dolerían tanto si los tuviesemos igual que el paisano de la foto de abajo que venía en él mismo vehículo:

Y de Urubamba ya tomamos un autobús que en una hora y media nos llevó hasta Cuzco por dos soles y medio. Todo este viaje lo hicimos totalmente muertos de frío pues nuestras ropas estaban absolutamente empapadas así que tan pronto llegamos a la ciudad nos tomamos un taxi (2 soles) y fuimos directamente al hostal donde tras una eterna ducha de agua caliente y una enorme pizza para cada uno recuperamos un poco el espíritu.

Resumiendo, que la paliza que nos metimos en cuatro días fue monumental. No se cuanto peso pude haber perdido en esos días, lo que si se es que salí de Buenos Aires con la nada despreciable cantidad de 84 (un cochino jabalí vamos) y una semana después de lo que os hemos contado más arriba, en la calida Lima me pesé y estaba en 77, lo que representa unos cuantos miles de gramos abandonados a su suerte por las tierras de esta sudamérica querida ...

POST DATA

Ya se que hace unos días dije que iba a aprovechar la tranquilidad de la costa pacífica ecuatoriana para ponerme al día con el blog, pero lo cierto es que cuando dije eso no sabía lo ocupadísimo que iba a estar por estos andurriales:



Eso y el hecho de que las conexiones en los pueblitos de la playa en Ecuador sean tan demenciales que para subir un par de fotos haya que esperar una eternidad, unido a que este hermoso país no cuenta siquiera con moneda propia y la oficial es el dolar, lo que en realidad no lo encarece mucho prácticamente en nada más que en el caso de Ineternet donde la hora esta entre 1 y 2 dolares (cuando hasta ahora estabamos entre 1 y 2 de la moneda del pais correspondiente que como os podeis imaginar sus cotizaciones son bastante más baja que las de la divisa yanki).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mu wenas Chavalin,

Ya veo que el tiempo no acompaña en ecuador... pero a ver si en vez de balancearte en la puñetera amaca te pones un poquito a currar y cuando salgas de Ecuador o cuando tu quieras posteas dos o tres dias seguidos porque veo que realmente estas estresado sobretodo por el abrumador gentio que se ve en la playa con las tortillas de patatas, la sandia... vamos que yo creo que tu te has pegao la jodia caminata pa luego quedarte tirao en la playita 5 o 6 dias. A ver si damos un avance de por donde vas... Estas en Ecuador pero dia y lugar... pensais bajar? Pa cuando volveis... aqui en Dublin hace un tiempo cojonudo y te ponemos una amaca pa que te relajes...

Saludos Ale y Marietta.

Duffman dijo...

Por esos parajes no me hubiera importado andar 1000 km.

No es os pasó por la cabeza pillar un tren en marcha como en las películas? o pasaban demasiado deprisa.

Vivu y Pepe dijo...

En la(s) playita(s) llevamos ya más de 10 días. Son un paraíso, y además como ahora es temporada baja aquí están desiertas. Mañana ya enfilamos pa Quito y allí espero darle un buen arreón a esto. No te digo donde vamos luego pa no matae el suspense jeje ... y lo del tren lo que se me paso por la cabeza fue ponerme delante de él pa acabar de una vez por todas con la agonía jajaja (realmente no se podía saltar de ninguna forma).