Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

viernes, 6 de abril de 2007

Camino del Inca (I): Ida hacia Macchu Picchu

Tras despedirnos de Sergi y Manuel que por falta de tiempo iban a ir directamente a Machu Picchu sin hacer el camino del Inca, decidimos que el dia antes de empezar nosotros el mismo no ibamos a hacer absolutamente nada mas que descansar.

Asi que cuando llego el dia, estabamos totalmente en forma para iniciar el que iba a ser un trekking inolvidable.

1er dia de camino hacia Machu Picchu:

Tras tomar el autobus a eso de las 7 de la mañana nos dirigimos con el resto del grupo hacia la ciudad de Ollantaytambo donde hicimos una breve parada para que los porteadores se abastecieran de las ultimas cosas necesarias. Ollantaytambo es otro impresionante conjunto arqueologico que dias mas tarde tendriamos la oportunidad devisitar a fondo pero que de momento os dejamos aqui una fotillo para que lo vayais conociendo:

Y de ahi, todavia en autobus nos dirigimos hacia el Km 82 de la linea ferrea que une Cuzco con Macchu Picchu pueblo (o Aguas Calientes) donde daba comienzo propiamente dicho "el camino del Inca" hacia la ciudad sagrada ya que alli era donde se encontraba el primer punto de control de los que las autoridades peruanas tenian dispuestos por todo el trayecto.

Antes de pasar el control hicimos las presentaciones oficiales donde conocimos a Alberto, el que iba a ser nuestro guia, y al resto de los integrantes del grupo: los peruanos Oscar y Giancarlo (que varios dias despues serian nuestros "cicerones particulares" en la noche de Lima) y Javier, el frances Francois, los canadienses Carlos y Maria, Esther y Darren de Estados Unidos y por ultimo (que no menos importante), el divertido Claudio de Brasil (de profesion juez, ni mas ni menos, asi que si algun dia tenemos problemas con la justicia brasileña ya tenemos alguien a quien pedirle ayuda jeje), todos ellos muy jovenes y todos ellos excelentes personas, que contribuyeron de manera indispensable a que los 4 dias siguientes fueran una experiencia fabulosa.

Tras pasar el 1er control (donde habia un plano muy chulo del Valle Sagrado), cruzamos mediante un puente el cauce del rio Urubamba con lo que ingresamos oficialmente a lo que ya se podia considerar Camino del Inca propiamente dicho:

Y tras esto pues nada mas que caminar, caminar y caminar por unos parajes absolutamente magnificos:

La verdad es que (salvo el segundo dia un poquito) para nosotros el camino del Inca fue un paseo. Tras mas de dos meses a una altura en la que pocas veces bajamos de los 3000 metros, nuestro organismo estaba perfectamente aclimatado y no nos costo apenas esfuerzo el hacer los escasos kms que habia que recorrer cada dia. Otros miembros del grupo por su parte lo llevaron un poco peor pq habian llegado directamente a Cuzco en avion, pero en general salvo pequeñas complicaciones todos pasaron perfectamente las diferentes etapas del camino.

Eso si, cada vez que veiamos como nos pasaba a toda velocidad uno de los porteadores con esos fardos pesadisimos a sus espaldas se nos caia un poco el alma al suelo por la abrumadora diferencia de forma fisica entre ellos y nosotros:

Asi que el primer dia resulto ser una agradable caminata de unos 8 kms en la que cada tanto veiamos diferentes ruinas Inca al lado del camino de las que sin duda las mas importantes fueron las de Llaqtapata, una hermosa poblacion Inca con sus terrazas de cultivo aun intactas tras tantos siglos:

Y poco mas, llegamos a eso de las seis de la tarde al camping y tras cenar temprano nos fuimos a descansar pues al dia siguiente teniamos que levantarnos a eso de las 5 de la mañana para iniciar la que iba a ser la jornada mas dura de las que nos iba a llevar hasta Machu Picchu.

2do dia:

Las amenazas de tamaño madrugon se cumplieron, asi que antes de las 7 de la mañana ya nos habiamos aseado, desayunado y caminado unos 45 minutos hasta el segundo punto de control donde al llegar nos dimos cuenta de la cantidad de gente que habia haciendo el camino al mismo tiempo:

Y de ahi a subir el temible Warmiwuañuscca, un cerro que en teoria debia de habernos llevado unas 5 horas salvar (lo hicimos en unas 3:30) y que ascendia hasta mas de 4200 metros sobre el nivel del mar.

Afortunadamente para nostros (aunque desafortunadamente para las fotos que nos hubiese gustado sacar) toda la ascension la hicimos bajo una timida lluvia lo que hizo que el calor no nos afectara demasiado mientras subiamos por las realmente empinadas escaleras que los Incas habian construido siglos atras:

Como cada uno iba al ritmo que mejor podia, a la cima el grupo llego de forma dispersa, asi que fue imposible sacarse la foto de familia que nos hubiese gustado tener, por lo que en la de mas abajo ademas de nosotros dos, solo salen el frances Francois y los peruanos Giancarlo y Oscar (de izq a dcha):

Y despues ya solo quedaba la bajada por el otro lado del cerro, donde las vistas eran espectaculares, para llegar al punto donde nos esperaban ya armadas las tiendas de campaña y las vituallas reparadoras que tan bien nos habiamos ganado tras el esfuerzo de ese dia y donde Vivu aprovecho para sacar una foto con mas miembros de la expedicion en ella:

Eso si, desde que llegamos no paro de llover en toda la tarde ...

... Como tampoco lo hizo en toda la noche. Las tiendas lamentablemente no aguantaron tal cantidad de agua por lo que esa noche la pasamos encogiendonos cada vez mas en nuestros sacos de dormir intentando mantenernos alejados de la humedad que avanzaba impasiblemente en el interior de la tienda ... hasta que llego un momento que todo esfuerzo fue baldio y acabamos totalmente empapados y muertos de frio, deseando que llegaran las 6 de la mañana a las que nos teniamos que levantar al dia siguiente.

3er dia:

Como si el tiempo se burlara de nosotros, minutos antes de las 6 dejo de llover asi que al menos los porteadores pudieron desarmar el campamento sin la molesta lluvia cayendo sobre ellos mientras nosotros desayunabamos:

El desayuno ademas de ayudar armarnos de energia para el dia que se avecinaba sirvio para que nos rieramos un poco con las anecdotas que todos y cada uno contabamos de como habiamos hecho para combatir (sin ningun resultado) el agua que se colaba en las tiendas, lo cual ayudo a subir el humor de todo el mundo, demostrando una vez mas que el refran que dice "mal de muchos, consuelo de tontos" no siempre tiene pq ser acertado.

Asi que mas tontos pero mas felices tambien iniciamos la subida al cerro Runkurakay, en cuya cima estaba el punto mas alto al que ibamos a estar ese dia y en cual se encontraban ademas unas ruinas situadas en un entorno de ensueño:

Ademas, como este cerro no era tan duro como el anterior, todos lo hicimos mas o menos a la vez por lo que afortunadamente, esta vez si que hubo foto de familia en lo mas alto del mismo:

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Maria (Canada), Darren (EEUU), Jose (España) Oscar, Giancarlo y Javier (Peru), Esther (USA), Vivu (Argentina), Carlos (Canada) y Claudio (Brasil) ... todos ellos unos tipos geniales con los que compartimos sudor y sufrimiento ademas de risas y anecdotas y que como ya hemos dicho hicieron que la aventura de llegar y conocer Macchu Picchu fuese absolutamente increible.

Bajando por la otra cara del Runkurakay llegamos a otro lugar arqueólogico impresionante: las ruinas de Sayaqmarka (que en quechua, el idioma de los Incas significa "lugar inaccesible") y que se cree que sirvió como un gran templo donde se rendía culto al agua.

Depués almorzamos al lado de las ruinas y sin tiempo casi para hacer la digestión nos pusimos de nuevo en camino hasta llegar a las no menos espectaculares ruinas de Phuyu Patamarca, también conocido como "el pueblo de las nuves" y deonde precisamente eso fue lo que nos encontramos: una espesa niebla sobre el sitio arqueológico que nos impedía disfrutar plenamente de la belleza del lugar.

Como este era el último sitio a visitar antes de llegar al campamento donde ibamos a pernoctar nos armamos de paciencia y nos sentamos a esperar si teníamos suerte y se iba la molesta nube, dejando que las hordas de turistas (incluido nuestro grupo) se fueran delante nuestro. La suerte nos sonrió y cuando se abrío el cielo tuvimos la oportunidad de disfrutar del lugar en total soledad:

Y de allí bajamos directo hacia Wiñaywayna, el lugar donde nos esperaba ya armado el campamento. De camino hacia allí disfrutamos de unos paisajes increibles y a lo lejos divisamos lo que era el antiguo asentamiento inca con sus terrazas milenarias presidiendo uno de los cerros más altos del lugar:

Cuando llegamos al campamento los chicos estaban disfrutando de unas merecidas cusqueñas bien frias. Ni que decir tiene que nos falto tiempo para unirnos a ellos y disfrutar de una cervecita en un marco tan incomparable.

Despues durante la cenan cayeron unas cuantas más aunque no demasiadas pues no era plan de ir al día siguiente con resaca a conocer Machu Picchu.

Todos los grupos acampaban en el mismo lugar alrededor de una gigantesca nave que hacía las veces de comedor y almacen y donde se montó una fiesta por todo lo alto. Afortunadamente para algunos a las 23 cerraron el suministro de birra y nos mandaron a todos a dormir (al dia siguiente nos poníamos en pie a las 4 de la madrugada) y digo afortunadamente pq a esas horas ya había alguno (yakis en su mayoría) que llevaban una buena kurda y no parecía que tuviesen intención precisamente de dejar de ingerir el delicioso zumito de cebada.

Y con esas nos fuimos a dormir, un poquito contentos con el alcohol que fluia por nuestras venas ... creo que todos, los creyentes y los no esa noche rezamos un poquito por si las moscas pidiendo pq al día siguiente nos saliera un día despejado que nos permitiera disfrutar de nuestro anhelado Machu Picchu ... pero lo que ocurrío al día siguiente ya es otra historia.

No hay comentarios: