Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

lunes, 19 de marzo de 2007

Copacabana (La puerta del Lago Titicaca)

Por fin, tras una semana disfrutando de ella, un buen día decidimos abandonar La Paz y poner por fin rumbo al Lago Titicaca, más concretamente a la ciudad de Copacabana, la más representativa de las situadas en el lado Boliviano del lago.

Para llegar a Copacabana, en lugar de rodear el lago lo atravesamos por el estrecho de Tiquina, donde pasamos un poco de angustia observando como el autobús con todas nuestras pertenencias dentro suya,y del que previamente nos habían hecho bajar surcaba la escasa distancia del estrecho sobre una barcaza que parecía capaz de todo menos capaz de aguantar el peso de tamaño vehículo:

Pasado el susto, reanudamos la marcha por carretera hacia Copacaba, llegando sin mayor novedad y poniendonos rápidamente manos a la obra en la tarea de encontrar un alojamiento digno, aunque esta vez no lo hicimos en solitario, ya que durante el viaje habíamos conocido a un grupo de argentinos con a los que decidimos unirnos ya que era bastante más fácil conseguir un buen precio junto a ellos que por separado.

Y la verdad es que el resultado no podía ser mejor, ya que además de conseguir una habitación con unas vistas magníficas al lago en el que sin duda era uno de los mejores (si no el mejor) hoteles de la ciudad por tan sólo 20 bolivianos (2 euros) la noche, también nos hicimos amigos de los argentinos con los que compartiriamos dos días muy buenos tanto en Copacabana como en la Isla del Sol.

Una vez instalados, empleamos la tarde en subir a un cerro cercano donde se encontraba el via crucis de la ciudad y desde el que nos había asegurado que se obtenían unas vistas impresionantes de la misma, aunque antes de eso tuvimos la oportunidad de tomar unas cuantas fotos en el hermoso puerto de la ciudad:

El esfuerzo que supuso la subida al calvario se vió recompensado con creces con el espectáculo que supuso ver el anochecer en el lago y sobre todo la vista de Copacabana recibiendo a la noche:

Y tras pasar un buen rato disfrutando de una Copacabana que ese día despedía al Carnaval con una fiesta por sus calles y disfrutar de una buena cena junto a los chicos, nos fuimos "temprano" a acostar entre otras cosas pq el hotel cerraba sus puertas a eso de la 1 de la noche así que ante la alternativa de dormir en la calle decidimos que lo más sabio era ir pronto a dormir pese a que la verbena todavía estaba apenas empezando.

A la mañana siguiente nos levantamos muy temprano, pues queríamos tomar el barco de las 13 hacía la Isla del Sol y había varias cosas que queríamos conocer en Copacabana.

La primera de ellas era la Catedral, en la plaza principal, camino de la cual observamos como mucha gente seguía aun de fiesta (o la estaba comenzando muy temprano) bebiendo en las puertas de las casas y poniendo la música a todo volumen.

La Catedral de Copacabana resultó ser una bellisima construcción de estilo colonial que se nos antojó enorme para lo que era el tamaño de la ciudad:

Y precisamente a las puertas de la Catedral pudimos asisitir a uno de los eventos más curiosos y singulares a los que sin duda ibamos a asistir en todo el viaje: el bautismo de autos , que no es ni más ni menos que lo que su propio nombre indica, es decir, una ceremonia en la que un cura va todas y cada una de las mañanas a eso de las diez a las puertas de la Catedral y bautiza a cuanto automóvil se encuentre allí para tal fin.

Los dueños de los vehículos engalanan los mismos con todo tipo de flores y adornos y después de que el cura rocie todo el exterior de los autos con agua bendita, le lanzan petalos de flores y lo bañan con cerveza y sidra para luego tomar los mismos licores en honor del recien bautizado:

Toda esta celebración no es ninguna broma para los bolivianos, y a la misma acude toda la familia, vistiendo sus mejores galas y celebrando el bautismo del automóvil como si de un recien nacido real se tratara y haciendose fotos de familia después del feliz acontecimiento:

Pero como siempre es mejor ver un video para hacerse una idea de en que consiste esta ceremonia, aquí os dejamos uno que creemos puede ser bastante bueno para conocer esta curiosa tradición:



Todavía un poco estupefactos por lo que acababamos de ver decidimos subir a un cerro cercano desde el que la vista de la ciudad prometía ser al menos tan buena como la que habíamos tenido desde el de la tarde anterior.

Cuando llevabamos poco menos de la mitad de la ascensión salió a nuestro paso un crio de unos 6 o 7 años que se ofreció a hacernos de guía y a explicarnos la historia de los restos Inca que había (sin que nosotros lo supieramos hasta ese momento) en el cerro, todo ello a cambio de lo que a voluntad quisieramos darle.

Por supuesto accedimos, y acto seguido nos guió hasta lo que al parecer se conocía como "la horca del Inca" y que según nos relató era una especie de calendario mediante el cual los Incas podían saber si el año iba a ser uno de buenas lluvias y cosechas o si por el contrario la escasez se les venía encima:

Vivu junto a nuestro diminuto guía

Nos contó un montón de cosas más sobre los Incas y Copacabana como por ejemplo que tenían la creencia de que si se caía la piedra que podeís ver más abajo, significaría que la llegada del fin del mundo era inminente:

Y tras recibir contentísimo los 4 bolivianos (40 cents) que le dimos por su inestimable ayuda, le vimos marchar sintiendo una profunda envidia al ver como descendia saltando por las rocas del cerro con la habilidad de un gato. Eso si, antes de marcharse accedió a hacerse una foto conmigo con la vista de la hermosa Copacabana y el Lago Titicaca de fondo:

Y ya de nuevo en solitario continuamos con la ascensión del cerro desde el que realmente las vistas eran excepcionales:



Tras descender de nuevo hacia la ciudad, apremiados por el tiempo que se nos echaba encima, descubrimos anexa a la Catedral una curiosísima capilla con unos colores tan tenebrosos que no podemos dejar de incluir una foto suya en el blog:

Y después nos dirigimos a toda prisa hacía el puerto, donde nos encontramos con el resto de los argentinos con la firme intención de embarcarnos rumbo a la Isla del Sol, la isla donde según la leyenda surgieron los primeros Incas de las entrañas del Lago Titicaca ... pero eso ya lo contaremos en otra ocasión.

1 comentario:

Dani y Chichi dijo...

Hola!!! Que buena la nota de suspenso del final "lo contaremos en otra ocasion..." jeje! Dani no queria dejar de comentar que Alonso salio segundo y ademas queriamos expresar nuestra sana envidia por el cielo azul de las fotos - St Patrick's aca se vivio con un cielo negro increible jeje, nevo y todo!! Nos tomamos unas pintas en Croke Park y nos acordamos mucho de uds! Fuimos a la terraza de Montjoy, Vivu sos una idola que nos dejaste las llaves!!! Un beso grande y que sigan disfrutando de Bolivia.
Dani y Chichi