Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

domingo, 1 de julio de 2007

Santa Catalina y la isla a la que nunca llegamos ...

Pese a lo nefasta que nos pareció la información que nos dieron en las oficinas de turismo de Ciudad de Panamá, desgraciadamente decidimos hacerles caso y seguimos sus indicaciones para ir a nuestro próximo destino que en teoría era la isla de Cohiba que nos habían comentado que era un auténtico paraíso de biodiversidad.

Siguiendo las (des)indicaciones de los fulanos de Panamá fuimos a la localidad de Montijo desde la cual nos habían asegurado que era el único modo de llegar a la isla.


Esa de arriba es Vivu en Montijo. Ya una vez allí, un señor muy amable nos dijo que no que desde Montijo se podía hacer pero que era muchísimo más caro (especialmente si no se llevaba un grupo organizado) y que lo que teníamos que hacer era ir hasta un lugar que se llamaba Santa Catalina situado justo frente a la isla de Cohiba.

Para ir a Santa Catalina primero tuvimos que hacer noche en Santiago (un lugar por el que ya habíamos pasado en nuestro camino de Montijo), un horrible pueblo panameño del que lo único que minimamente se salvaba era su coqueta iglesia:

Así que sin pensarnoslo dos veces, a la mañana bien temprano ya estabamos tomando un autobús hacía Santa Catalina (aunque no directo, pues tuvimos que hacer un par de transbordos antes de llegar) y en el propio bus conocimos al dueño de unas cabañas en dicho lugar que se ofreció a enseñarnosla y hacernos un buen precio si ibamos con él.

Así lo hicimos y por 5 dolares por barba la noche alquilamos la cabaña que se ve en la foto con vistas al oceano pacífico y con esas cómodas tumbonas para dormir la siesta incluidas:

Hasta aquí todo iba sobre ruedas pero a la postre, nuestro intento de visita a Cohiba resultó un pequeño fiasco, eso si, los jugos naturales sabían como hacerlos por estos pagos:

Resulta que los más impresionante de la isla era ir a bucear o como mínimo a hacer snorquel. Lo primero no podíamos pq no teníamos la cualificación necesaria (algo que ya os adelanto iba a cambiar en los próximos días) y lo segundo tampoco pq al parecer había habido una terrible tormenta que había traido consigo lo que ellos conocían como marea roja, que en realidad era una capa de mierda submarina de 1 metro que impedía la práctica del snorquel.

Nos dijeron que si queríamos nos podíamos arriesgar pero como por tomar dicho riesgo nos pedían 70 dolares a cada uno decidimos que ibamos a pasar un día relajado de playa y que a la mañana siguiente nos ibamos a marchar en busca de lugares con mejores condiciones.

Las playas de Santa Catalina tampoco es que fueran nada del otro mundo. La que estaba junto al pueblo estaba bastante sucia ...

... y la que nos recomendaramos que fueramos pq era la mejor de por allí tampoco nos convenció demasiado:

Por lo que bien temprano a la mañana siguiente ya estabamos preparados esperando el autobús en la playita del pueblo:

Nuestro próximo destino Bocas del Toro, situada en pleno caribe, pero para llegar allí tuvimos que cruzar practicamente todo el país haciendo innumerables transbordos y pasar la noche en un lugar llamado almirante desde el que se tomaban las lanchitas para llegara al archipielago de Bocas.

Camino de Almirante conocimos a dos chicos con los que ibamos a compartir un montón de buenos momentos en los días siguientes: Joshua de EEUU y Carol de Suiza que se tropezarón con nosotros en la estación de buses de un lugar llamado David y con los que hicimos muy buenas migas.

Como ya he dicho previo paso a Bocas del Toro tuvimos que pasar una noche en un pueblo llamado Almirante al que llegamos ya de noche después de un innnnnterminable día de viaje:

A la mañana siguiente tras hacernos la foto de más abajo con los chicos en la terraza del hotel, pusimos rumbo al puerto de Almirante (la otra foto de abajo) desde el que todavía no lo sabíamos pero ibamos a partir hacía alguno de los lugares más hermosos que existen sobre la tierra:

No hay comentarios: