Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

miércoles, 27 de junio de 2007

Ciudad de Panamá y su impresionante Canal

El hecho de que volaramos de Quito a Ciudad de Panamá no quiere decir que no conocieramos brevisimamente Colombia, o más concretamente el aeropuerto de Bogota donde hicimos escala para cambiar de avión:




Y además pudimos disfrutar de los hermosos cielos de un pais que nos ha quedado pendiente pero al que ninguno de los dos tenemos intención de renunciar a conocer así que será una deuda que con toda seguridad se saldará en un futuro más o menos cercano:

Y así volando y casí sin darnos cuenta de repente ya estabamos en el aeropuerto de Ciudad de Panamá en el que pasamos los tramites de inmigración en un periquete, y embarcandonos en un taxi camino de la impresionante Panamá ciudad:


Como podeis ver más arriba ya desde que nos aproximabamos a la ciudad por las flamante autopistas panameñas se podía intuir la majestuiosidad de los edificios de la ciudad, pero lo cierto es que Panamá nos dejó con la boca abierta esa misma noche con la espectacular vista de su bahía que pudimos disfrutar a escasos 100 metros de nuestro hotel:



Si no os decimos que es Panamá os creeis que es Hong Kong ¿eh?. Bueno, pues tras pasar esa noche disfrutando de Spiderman 3 en un cine en un centro comercial, a la mañana siguiente nos fuimos a visitar el canal de Panamá, lugar que os lo creaís o no Vivu llegó a insinuar que podíamos prescindir de verlo (se dió cuenta de la locura que había dicho una vez que estuvimos en el sitio maravillados con esa prodigiosa obra de ingeniería)


Para visitar el canal elegimos, como hace la mayoría de los turistas, las exclusas de Miraflores. Hay otros lugares para verlo donde es aún si cabe más espectacular, pero como no quedan a 30 min de la ciudad ni son accesibles por bus urbano, por una vez desistimos de complicarnos la vida y tomamos el camino fácil.


El estar comprobando como los barcos atraviesan el canal es una experiencia simple y llanamente increible. Uno no termina de creerse nunca que esos monumentales monstruos de metal puedan pasar por las estrechas vías del canal ...


Pero lo cierto es que con mucha paciencia lo hacen. Las exclusas se van llenando y vaciando de agua según va siendo necesario y el barco lentamente consigue atravesar la distancia que separa el Oceáno Atlántico de Pacífico (o viceversa como está haciendo el barco de las fotos) con lo que se ahorra el tener que hacer los casi 10.000 kms que le supondría rodear toda sudamérica ... los costes operativos se reducen de una forma brutal como ya os podeís imaginar atravesando el canal.

¿Qué como hacen los barcos para no rozar las paredes del canal?. La respuesta la teneís en la foto de más abajo. Lo creais o no son una media docena de esos vehículos los que guían a la nave a través de todo su recorrido por las aguas del canal y dependiendo del tamaño de cada embarcación les lleva más o menos tiempo como es evidente.


Un buen rato estuvimos viendo como pasaban los barcos por el canal, desde todas las alturas posibles, sin dejar ni por un segundo de maravillarnos ante lo que presenciaban nuestros ojos:



Aunque como sabemos que a algunos os encantan los videitos, ahí os dejamos uno en el que se pueden ver como se abren las compuertas que dan acceso al barco de un nivel a otro y el enorme tamaño y de los barcos que transitan por el canal:



Pero en las exclusas de Miraflores además del canal en si mismo, se puede disfrutar de un magnífico museo de sitio con la historia de como se llevó a cabo la construcción de la que sin duda es una de las mayores obras de ingeniería (si no la más) de la historia de la humanidad y en la que incluso te puedes poner a los mandos de un carguero que atraviesa el canal en un divertido simulador:



Ya de vuelta en la ciudad, decidimos ir a visitar lo que se conoce como Panamá vieja que no es otra cosa que el casco histórico de la ciudad en el lugar en que se refundó la misma en el 1600 y pico después de que un incendio asolara la antigua ciudad.

Después de haber estado en la parte nueva con los rascacielos y todo eso de la ciudad, ir a Panamá viejo es como entrar en otra dimensión. El lugar está envuelto en un halo de hermosísima decadencia con unos edificios tan viejos y descuidados que en algunos casos da la sensación de que se pueden venir abajo en cualquier momento:




Justo despés de visitar su (no tan) bella Catedral, nos sorprendió una lluvia torrencial que nos obligó a quedarnos parados por un largo rato, aunque por supuesto lo aprovechamos para hacer un par de fotos bastante chulas:





Pero como después de la tempestad, siempre inevitablemente llega la calma, al rato ya estábamos de vuelta vagando por las calles de Panamá viejo disfrutando del delicioso espectáculo que era simplemente observar a sus gentes y edificios:



En un momento dado, nos encontramos con un chico que se ofreció para hacernos un recorrido turístico por la ciudad a lo que accedimos y lo cierto es que no nos arrepentimos pues fue de lo más interesante.

Uno de lo sitios a los que nos llevó fue a una plaza levantada en homenaje a los franceses por ya no me acuerdo exactamente qué (pero seguro que era algo en contra de los españoles jeje) y aquí la podeis ver con su gallito y todo encima del obelisco correspondiente:


Continuamos nuestro paseo hasta llegar a un lugar desde el que se podía apreciar toda la bahía y en el que el contraste entre la parte vieja con sus hermosos edificios bajitos medio derruidos, y la nueva con cada rascacielos queriendo llegar más alto que su vecino, era poco menos que dramática:


Aunque lo cierto es que las vistas de la parte nueva desde aquí quitaban el aliento:



Sería injusto por nuestra parte mostrar sólo los edificios casi derruidos que os hemos mostrado, pq lo cierto es que tb hay una parte de la ciudad vieja que esta reformada con construcciones muy hermosas ...



... aunque lo cierto es que si tenemos que elegir nos quedamos con los decadentes y olvidados edificios de antes pq tendreís que reconocer que tienen mil veces más encanto ¿no?



Después de despedirnos de nuestro amabilísimo guía (el de la foto de arriba) poco más hicimos en Panamá ciudad más que enredar un poco con las opciones de nuestra nueva cámara ...


... y recorrernos a la mañana siguiente bien temprano media ciudad para ir a la tercera oficina de turismo, ya que por ser la central Vivu tenía la ilusión de que ibamos a tener más suerte que en las otras dos y nos iban a dar algo de información útil ... pero la verdad es que no hubo manera y nos marchamos a nuestro siguiente destino con la única ayuda de nuestra guía pues aunque me duela pq fueron las personas más amables del mundo, he de decir que las personas que trabajan en las oficinas de turismo de Ciudad de Panamá son unos autenticos incompetentes.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Pepe, veo que te lo estas pasando de la ostia, vaya viaje.

Bueno, y ¿hasta cunado vas a estar recoriendo las americas? ¿Cuando vuelves a la madre patria?.

Un abrazo a los dos y a seguir disfrutando, tu amigo Manolo G.

Nota; Lo de las exclusas es la leche, vi un documental por la tele, y ahora lo quieren ampliar.