Etiquetas

Argentina (29) Bolivia (15) Brasil (4) Chile (7) Costa Rica (4) Cuba (1) Ecuador (5) Guatemala (6) Honduras (3) México (10) Nicaragua (4) Panamá (3) Perú (15) Uruguay (3)

martes, 28 de agosto de 2007

Pura Vida IV:La Fortuna y Volcán Arenal

Como ya os dijimos en el post anterior, para llegar a La Fortuna, primero teníamos que atravesar el Lago Arenal. La otra opción era rodearlo y tardar un montón de horas más, así que después de la visita a la reserva de Monteverde, casi sin tiempo para descansar nos pusimos en la ruta en un 4x4 que nos llevó hasta la mísmisima orilla del lago.



Allí al fondo, con su cono tápado por las nubes podeís ver el volcán Arenal, el verdadero objeto de nuestra visita a La Fortuna, ya que es un volcán actualmente activo del que es relativamente fácil verlo en erupción.

Ni cortos ni perezosos nos metimos en una lancha que surcó a toda velocidad las aguas del lago y en un periquete ya estabamos en la otra orilla:





Por cierto que las vistas del lago desde el otro lado seguían siendo igual de espectaculares incluso sin volcán alguno que llevarse a la boca:



Una vez en tierra firme tomamos un nuevo transporte que nos llevó hasta La Fortuna, una ciudad muy agradable y limpia pero que no tenía absolutamente nada para visitar. Eso si, estuvieses desde donde estuvieses veías el volcán Arenal encima tuyo así que uno no se arrepiente de la visita:



Además la iglesia del pueblo iluminada de noche era bastante bonita (en realidad era una caca pero como nos gustó mucho la foto que le hicimos pues aquí os la ponemos para que la disfruteis):



Y como os podeis imaginar, en cuanto pudimos contratar una excursión para intentar ir a ver el volcán en erupción lo hicimos, así que a la tarde posterior a nuestra llegada, ya estabamos en las faldas del volcán a ver que podían disfrutar nuestros curiosos ojos:





Como podeis observar, cuando llegamos las condiciones de visibilidad eran bastante malas, sin embargo nos armamos de paciencia y al rato empezamos a ver como la lava se despeñaba ladera abajo por las paredes del Arenal:



Sin embargo anocheció enseguida, y la noche era negra como un tizón, sin siquiera un poco de luna que nos aclarara un poco el panorama, así que todo lo que alcanzaban a ver nuestros ojos eran los destellos naranjas de la lava cayendo. Eso si, con la cámara pudimos hacer un par de fotos en las que se distingue el contorno del volcán contra el negro cielo y la lava saliedo expulsada de su cono:



Incluida en la excursión, además de la visita al volcán, estaba la entrada a unas aguas termales cercanas (conocidas como Baldí) así que para allá fuimo una vez que nos aburrimos de dejarnos los ojos intentando ver algo de lava.

En principio no es que nos hiciera mucha ilusión lo de las aguas termales, pero una vez allí hay que reconocer que el lugar era muy hermoso y que mereció la pena visitarlo:









Y con esto de las aguas termales, nuestra estancia en la bella Costa Rica estaba casí a punto de finalizar. Al día siguiente nos esperaba un nuevo madrugón, una nueva frontera, una nueva paliza de autobús y mochila y un montón de experiencias por vivir y lugares por conocer así que como cada noche nos fuimos a dormir felices por lo que habíamos vivido y ansiosos por que llegara el nuevo día para ver donde nos conducían nuestros pasos:


No hay comentarios: